Raíces Radio

domingo, 17 de julio de 2022

Caos y muerte en las vías

Por ANULFO MATEO PEREZ La falta de planificación e irresponsabilidad de los distintos gobiernos han permitido un crecimiento desmedido, sin control alguno, del parque vehicular en la República Dominicana, sobre todo de las motocicletas que ocupan la mayor parte. Según estadísticas de la Dirección General de Aduanas, las motocicletas representan el 54% del total de 3 millones, 854 mil, 038 unidades de vehículos existentes en el país, conducidas sin documentos en su mayoría. Ese crecimiento se debe a la falta de un transporte colectivo eficiente que cumpla con las necesidades de movilidad de los trabajadores, estudiantes, profesionales, entre otros que demandan el servicio. Como los distintos gobiernos han dejado de cumplir organizar y controlar el transporte de pasajeros, las personas han optado por motocicletas para hacerlo de forma individual y familiar, careciendo de licencia de conducir, sin cascos ni prudencia. Entre los vehículos de más fácil acceso están las motocicletas, tanto de empresas para los deliverys y particulares, y los importadores han hecho el gran negocio, sobre todo de China. Por los incentivos que ofrece la Ley 28-01, que crea una Zona Especial de Desarrollo Fronterizo, una conocida empresa ensambla y vende motocicletas desde esa demarcación para las 32 provincias del país. Unas 503 mil 068 motocicletas se importaron entre el 2013 y el 2016; 94 mil 565 unidades llegaron en 2013; 128 mil 251 en el 2014; 139 mil 206 en 2015 y 141 mil 046 en el 2016. La OMS cita a nuestro país con la mayor tasa de mortalidad por accidentes de tránsito en las Américas, con un 34,6 % de muertes por cada 100,000 habitantes. Una verdadera pena, sobre todo con los presupuestos que se otorgan al Intrant y a la Digesett para prevenir tantas muertes. 17 de julio de 2022

La tragedia del tránsito

Por ANULFO MATEO PEREZ Los accidentes de tránsito se han convertido en una tragedia para la República Dominicana, por la falta de regulación y control de los organismos como el Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (INTRANT) y la Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre (DIGESETT). Por supuesto, las leyes que deben regular el tránsito vial y sancionar a los infractores son débiles, mientras las autoridades que deben aplicarlas muy laxas, por lo que muchos pierden la vida por el caos vial. Partes de esos accidentes se deben a errores humanos, desperfectos mecánicos de los vehículos, pero otros ocurren por imprudencia de conductores y peatones, embriaguez y uso de narcóticos. Otros guían vehículos de motor están desprovistos de licencia de conducir, violan ex profeso la luz roja de los semáforos, transitan con “normalidad” contra las vías y por las aceras de forma desafiante. En tanto, el presupuesto del Intrant de 2022 es de RD$1,776,564,286.56, con sobresueldos para su personal de unos RD$50,984,222.50; en dietas y para gastos de representación RD$450, 450,000.00. Asimismo, el organismo dispone para publicidad, impresión y encuadernación de unos RD$76,145,071.94, y para viáticos RD$9,130,927.87, entre otros renglones, para un gran total de RD$1,776,121,905.06. De su lado, a la Digesett le fue asignado este año un presupuesto de RD$835, 582, 929; sobresueldos de RD$2,760,000; Viáticos de RD$5,650,000; en combustibles, lubricantes, entre otros, RD$115,770,000; y en textiles y vestuarios RD$28,740,000. Pese a esa millonada para regular y controlar el tránsito, dinero que sale de los bolsillos del pueblo dominicano, de 2016 al 2021 fallecieron en distintas vías del país 9,461 hombres y 1,196 mujeres, en total 10,657 personas. 10 de julio de 2022

Bien por Obras Públicas

Por Anulfo Mateo Pérez El Ministerio de Obras Públicas construye dos obras importantes para lamovilidad terrestre, que resolverán un gran problema a los que transitan por la carretera Sánchez a la altura de Baní y Azua, así como para los residentes de esas dos ciudades. Se trata de dos proyectos que conectarán la Sánchez (bypass) y el paso de vehículos que se dirigen a otras localidades, sin necesidad de pasar por esas urbes, logrando así ahorrar tiempo y combustible. Con estos tramos que bordean a Baní y Azua, se evitarán accidentes, atenuarán la contaminación sonora y por monóxido de carbono emanado por los vehículos. En 1987, el gobierno de Joaquín Balaguer inició la construcción de la mal llamada Avenida de Circunvalación en San Juan de la Maguana, concluida en 2020 durante el gobierno de Danilo Medina Sánchez. Y la califico de mal llamada, porque no circunvala la ciudad, sino que atraviesa las urbanizaciones San Juan Oriental, Villa Alejandra, La Estrella, El Lucero, Anacaona y otras en la parte Sur. Pero no sólo eso, sino que los terrenos donde se construyó esa importante vía fueron despojados a sus legítimos propietarios, los cuales nunca les fueron pagados por el Estado; un acto abusivo e ilegal. Resulta que, pese a la oposición de los dueños de esos solares y de reputados ingenieros sanjuaneros, que plantearon otra opción, se impuso el trazado oficial y conectaron la Sánchez a la referida Avenida. Hoy, cientos de familias sanjuaneras están hastiadas de accidentes, contaminación sonora, por monóxido de carbono… y agradecerían al Gobierno de Luis Abinader la solución ofrecida a las ciudades de Baní y Azua. 7 de julio de 2022

miércoles, 15 de junio de 2022

Personalidad antisocial


Por ANULFO MATEO PEREZ

I

La ola de violencia que nos afecta, que sumó penosamente como víctima fatal al titular del Ministerio de Medio Ambiente y alto dirigente del PRM, Orlando Jorge Mera, tiene su causalidad en múltiples factores políticos, sociales, económicos, estructurales… de un sistema decadente y putrefacto.

Ese sistema es controlado por la partidocracia, dirigentes y activistas “tiguerocráticos”, cuyo accionar se inscribe en el gansterismo político y económico, de los cuales muchos son parte del narcotráfico y la extorsión.

Poco a poco, lo peor de todos ellos, me refiero a sujetos abiertamente antisociales, han ido escalando a todas las estructuras y superestructuras del Estado, así como al ámbito empresarial privado.

Es evidente el vínculo estrecho entre individuos con trastornos de la personalidad antisocial y muy “reputados líderes” y dirigentes que se benefician mutuamente en su desarrollo vital y del poder político.

La militancia honesta de esos partidos, al margen de ideologías y credos políticos, ha ido tomando un perfil bajo y de forma sistemática presionada y empujada al ostracismo o sencillamente aislada.

Y a esta realidad han sido arrastrados todos los partidos de la derecha tradicional, que en otras ocasiones los he calificado como verdaderos sepultureros o empleados de pompas fúnebres de su sistema político.

En cada localidad de la República Dominicana pueden ser identificados unos y otros, en una lucha desigual donde los sujetos con evidentes trastornos de la personalidad antisocial son los que lideran y mandan.

Esos son los hombres, y menos mujeres, de la confianza de los jefes políticos, a los que les son incondicionales; manipuladores de su base social, violentando la Constitución, quebrantando las leyes y depredando al Estado.

II

El Trastorno de Personalidad Antisocial (TPA) es una afección de la salud mental que se caracteriza por la frialdad afectiva hacia otras personas, por la tendencia de las personas que la padecen a relacionarse irrespetando las normas y el set de actitudes de la sociedad, evitando cualquier interacción constructiva y solidaria.

El trastorno antisocial de la personalidad esta precedido de conductas disociales en la niñez contra otros, y entrada la adolescencia o la edad adulta puede ser diagnosticado en la consulta especializada.

El sociópata tiende a mentir con frecuencia, violar las leyes, y ante dificultades por nimias que sean, es común que se comporten de forma impulsiva, arriesgando su propia seguridad y las de los demás.

Aunque este mantiene un perfil psicológico y conducta antisocial, su comportamiento suele atenuarse con la edad, logrando controlar en cierto grado la impulsividad, fruto de su experiencia.

El sujeto, no importa el sexo, con Trastorno de Personalidad Antisocial responde muy poco a la psicoterapia y a tratamiento biológico y en algunos casos mejora su conducta en la adultez cuando recibe firme apoyo familiar.

Es evidente que la conducta y el pensamiento de los sociópatas difieren de los de una persona sana por su frialdad afectiva en sus relaciones interpersonales, su egocentrismo, su obsesión de controlar a los demás usando “sus malas artes”.

En la personalidad antisocial se evidencia los trastornos obsesivos; tienen en la mente una idea, una palabra o una imagen fija o permanente y se encuentran dominadas por ella; cuando no logran sus objetivos, porque alguien se lo impide, se tornan impulsivos.

Por lo general, tienen un coeficiente de inteligencia normal o normal superior, lo que le ayuda a ganar liderazgo entre antisociales de su entorno que no alcanzan un coeficiente de inteligencia normal.

y III

Hay diferentes subtipos del Trastorno de la Personalidad Antisocial y se ha determinado el papel que juegan los factores personales y de una inadecuada socialización, interviniendo en la génesis de la violencia de los niños, que desde muy pequeños apuntan a convertirse en delincuentes en la adolescencia.

Los padres con ese trastorno, en su relación con sus hijos desde la niñez, transmiten no sólo el temperamento y la inteligencia, sino su conducta egocéntrica, manipuladora, violenta, siendo los componentes más decisivos.

Por supuesto, en los hijos intervienen los genes del padre o la madre con el trastorno y otros factores, como el maltrato infantil de padres alcohólicos, antisociales; son los niños con mayor riesgo.

La personalidad antisocial afecta mucho más a los hombres que a las mujeres, y en la niñez se puede observar la tendencia a prender fuego para destruir, así como la práctica de la crueldad contra los animales.

Una persona con Trastorno de Personalidad Antisocial puede ser capaz de actuar con jovialidad; manipular las emociones de otras personas, al extremo de adular a sus víctimas y quebrantar la ley.

Son hedonistas, sin embargo, tienen momentos en que descuidan su propia seguridad y la de los demás, aunque sean parte de su propia familia; tienden al consumo de drogas ilegales y alcohol.

Es frecuente, cuando lo consideran necesario, que se dediquen a mentir, robar y pelearse hasta con sus más allegados, sin sentir ningún remordimiento ni arrepentimiento; suelen mostrarse enojados y arrogantes.

Hay pruebas de evaluación psicológicas para diagnosticar el trastorno, sumadas al historial personal y conducta durante la entrevista con el profesional de salud mental. Asisten a terapia sólo cuando les obliga una corte.

domingo, 29 de mayo de 2022

Violencia Estructural


Por ANULFO MATEO PÉREZ

La tragedia en que 19 alumnos y dos maestros murieron tras un tiroteo en la escuela primaria Robb Elementary, situada en el distrito escolar de la ciudad de Uvalde, en el estado de Texas, EE.UU, ha conmovido no sólo a los estadounidenses, sino al mundo que observa cómo la violencia acogota a esa sociedad.

Ese fenómeno también afecta a la República Dominicana, dejando un saldo preocupante de muertes, donde se escenifican asaltos a mano armada, ejecuciones extrajudiciales, violaciones sexuales, feminicidios y mucho más.

Todos esos males son generados por un “capitalismo salvaje” que reproduce hambre, desigualdad y modelos culturales basados en el egoísmo, venta y consumo de drogas e insalubridad mental.

El desorden institucional se profundiza al ritmo en que el sistema político, social y económico se resquebraja, acompañado de corrupción, con su secuela de exclusión, marginalidad, explotación, desempleo y violencia.

No hay duda, la crisis es estructural; el crimen afecta a la sociedad en todas sus dimensiones: géneros, clases sociales, provocando cifras elevadas de muertes al año, angustia y dolor en los ciudadanos.

Es la expresión del desorden institucional, corrupción e impunidad de los que gobiernan para su propio beneficio, mientras los de abajo sobreviven en la opresión económica y social; recibiendo poco pan y mucho circo.

Esas pésimas condiciones de vida potencia el vandalismo del sujeto excluido de los bienes y servicios que debe garantizarle el Estado y a su vez a “soluciones” que son acompañadas de violencia brutal.

Para enfrentar con éxito la violencia hay que cambiar el sistema económico, social y político para enfrentar la discriminación social y económica, por el color de la piel, sexo, edad, religión o ideología.