sábado, 20 de agosto de 2016

Élite económica y poder político

Por ANULFO MATEO PÉREZ

1 de 2

Tras el ajusticiamiento del tirano Rafael L. Trujillo Molina (30 de mayo, 1961) y la caída estrepitosa de la dictadura, salieron a escena los actores políticos, sociales y económicos en lucha por la supremacía en el Estado, resultando el frente oligárquico con el control absoluto de las estructuras de poder.

Los intentos en 1962 por enrumbar el país hacia una democracia liberal, con la elección de Juan Bosch y la adopción de una Constitución de igual contenido, naufragaron ante el poder oligárquico-imperialista.

El golpe de Estado contra Bosch por los representantes del status quo, que antes habían derrocado la tiranía trujillista, estructuraron su poder sobre la base de los remanentes del viejo régimen unipersonal.

La respuesta político-militar de las fuerzas liberales y revolucionarias contra el gobierno de facto de Donald Reid Cabral, irrumpió en abril de 1965 por el retorno de Bosch a la presidencia de la República.

Con la Operación Power Pack, que contó con 42 mil marines y la 82ª División Aerotransportada del Ejército, los EE.UU. impedían por la fuerza que se estableciera esta vez un gobierno democrático popular.

De ahí en adelante, la lucha entre el conservadurismo-status quo y las fuerzas partidarias de los cambios estructurales de la sociedad, han encontrado el valladar del poder imperial y una burguesía parasitaria.

En una alianza de mezquinos intereses, la élite económica representada en unas pocas familias y el capital transnacional, se han ido apropiando de las riquezas del país, incluidas las empresas estatales.

Hoy se han expandido y diversificado sus distintos ejes de acumulación y han logrado mayor permeabilidad del Estado a sus intereses y a los de la élite de una pequeña burguesía trepadora gansterizada.    

sábado, 13 de agosto de 2016

El gatopardismo

Añadir leyenda
Por ANULFO MATEO PÉREZ

Por lo que es la tradición política y partiendo de la afirmación del presidente Danilo Medina, en los próximos cuatro años de gobierno vendrán los cambios, "cambiar todo para que nada cambie", acompañados de una mayor centralización del poder y la definitiva hegemonía de su grupo a lo interno del PLD.

El desplazamiento del reducto de funcionarios que aún les son fieles a Leonel Fernández será poco a poco sustituido por danilistas, hasta dar el “jaque mate” al “rey”, al león, que se echará a lamer sus heridas.

Las primeras sustituciones en el tren gubernamental marcarán el norte que seguirán los pasos del presidente Medina, que será una gestión cargada de “realizaciones” para el “vuelve y vuelve” en el año 2020.

La “espada de Damocles” pende del techo sobre la cabeza de Fernández, desde que don Quirino regresó reclamando a través de los medios de comunicación el pago de una vieja deuda que no tenía factura.

La punta de la afilada arma se mantiene colgando y apuntando sobre la misma “cabeza impía”, atada por un único pelo de crin de caballo, que el leonelismo espera sea lo suficientemente resistente.

Luego de don Quirino I, siguió Félix I. Ahora, los avioncitos I. La PEPCA decidió mover la coctelera de los Súper Tucano, con un “tránquenlos a todos e interróguenlos”, una especie de “tiki mani”, "manos arriba”.

Pero las cosas no pasarán de ahí, porque no se puede mover demasiado el bendito altar; ya todos sabemos por qué. El propósito es demostrarles a sus adversarios que el león no es tan fiero como lo pintan.  

Y si todos se portan bien, incluida la oposición, la espada puede ser bajada y envainada, para realizar los cambios tranquilos, con Danilo, tras los hábiles arreglos de don Calogero y colegas el pasado 15 de mayo.


domingo, 7 de agosto de 2016

Mentiras y política

Por ANULFO MATEO PÉREZ

Desde Platón hasta Hannah Arendt, se ha valorado la necesidad que han tenido los políticos para mentir como componente esencial de su actividad, lo que debe diferenciarse de la pseudología fantástica, conocida también como mitomanía o mentira patológica, analizada en el campo de la psiquiatría.

El suizo Anton Delbrück describió esta enfermedad en 1891 y precisó que se inscribía dentro de la conducta compulsiva, desprovista de un planeamiento para obtener algún beneficio particular para el sujeto.

A diferencia de la mendacidad, que busca alguna ventaja personal, en la pseudología fantástica se pueden hallar evidencias de alteraciones del Sistema Nervioso Central, hasta en un 40 por ciento de los casos.

Me refiero a personas con padecimientos orgánicos cerebrales, por ejemplo, como en el caso de la Epilepsia, comprobados en estudios electroencefalográficos, antecedentes de traumatismos craneales o infección.

En esta complejidad de criterios y hallazgos, debemos medir la gravedad de la mentira en la intención que la motiva y el efecto destructivo que esta pueda provocar en el entorno social receptor del mensaje.

Platón consideraba que el uso indiscriminado de historias ambiguas, conducían sin ambages al debilitamiento sostenido del tejido social y a la inacción de la gente, antes que a la legítima defensa de la sociedad.

Más cercana aún es la precisión del apóstol cubano José Martí al respecto: "Ni con lisonja, ni con la mentira, ni con el alboroto se ayuda verdaderamente a una obra justa”, aplicable a la actividad política.

Por la recurrencia con que ciertos politiqueros mienten para alcanzar el poder y mantenerse en él, han destruido la confianza y la fe en el porvenir de pueblos enteros, sin dudas merecedores de mejor suerte.

domingo, 31 de julio de 2016

La arrogancia

Por ANULFO MATEO PÉREZ 

La arrogancia la hemos visto en personalidades destacadas en las letras, las artes y las ciencias; en el poder político, económico y militar... Por esa alegada condición, el dardo de la crítica impactó en brillantes escritores como Ernest Hemingway, Truman Capote, George Bernard Shaw y Julio Cortázar. 

Se trata de individuos orgullosos, que por creerse superiores desprecian y humillan a los demás. Incluso, se afirma, que en algún momento la arrogancia intelectual ha sido un “pecado” de la psiquiatría. 

 Algunos personajes han sido descritos como ególatras irredimibles, incluyendo a verdaderos genios, gente altiva que no pueden ocultar su “complejo de inferioridad” y deseos de magnificencia. 

La arrogancia por lo general está más cerca de la inseguridad y necesidad de aprobación que de la confianza en sí mismo, dando la impresión de superioridad en el sujeto en su interacción con el medio social. 

La soberbia es uno de los siete pecados capitales, y esta se confunde estrechamente con la arrogancia, considerado el más grave de los pecados capitales, definidos por Dante Alighieri en La Divina Comedia.

Esta conducta es tan considerada en la moral cristiana, que la señalan como la principal fuente de la que derivan los otros seis pecados capitales: la lujuria, la envidia, la ira, la gula, la avaricia y la pereza. 

Lo penoso de todo esto, es cuando la arrogancia se expresa a través de gente de escasa formación ética e intelectual, para terminar en su absoluta ignorancia, mostrando su impúdica y ridícula desnudez. 

Y que en una visión contrastante de humildad, hay que aceptar que en escribidores y artistas universales o genios de las ciencias, la arrogancia al menos no le quita ni una pizca de calidad a sus obras imperecederas.

domingo, 24 de julio de 2016

El horario de los médicos

Por ANULFO MATEO PÉREZ 

El cumplimiento del horario laboral de médicos, enfermeras, bioanalistas, psicólogos y personal de apoyo en los hospitales públicos debe estar bajo el control absoluto de las autoridades sanitarias y no de los gremios a los cuales están afiliados, por lo que no debe ser tema de discusión politiquera. 

Sólo vasta con aplicar lo establecido en los documentos firmados por las partes al respecto, se trate de un puesto ganado mediante concurso de oposición o de contratación, como ahora prefiere el gobierno. 

El incumplimiento del horario y ausentismo de una parte del personal profesional y de menor rango se inscribe en el marco del desastre generalizado por el que atraviesa el obsoleto sistema estatal de salud. 

Lo cierto es que mientras una parte del personal de salud prioriza su ejercicio a la práctica privada, por los bajísimos salarios en la pública y el desorden, otros hacen lo contrario con un miserable salario. 

 ¿Por qué se mantiene a una parte de los jefes de servicios en ignominiosas circunstancias, con tarjetas y salarios de médicos ayudantes, algunos incluso ex-jefes de servicio que reciben el pago de sus pensiones en esas abusivas condiciones? 

¿A quiénes están asignadas esas tarjetas de jefes de servicio? ¿Por qué si los jefes de servicios, que por lo general cumplen horario, su salario es casi el mismo de los médicos ayudantes? ¿Cuál es la justificación para nombrar a un especialista con tarjeta de médico general? 

 ¿Por qué las guardias presenciales de 24 horas o la asistencia a las emergencias se incluyen en el empobrecedor salario de los médicos? ¿Por qué se han descontinuado los concursos públicos de oposición para la selección de ese personal? 

 Sencillamente, porque al gobierno del PLD le da un comino todo eso y mucho más, poniendo su mayor empeño en remodelar hospitales a un costo multimillonario, con suculentas partidas para el boato oficial.