domingo, 7 de enero de 2018

Como cascada de dominó

Por ANULFO MATEO PÉREZ

Estos días han sido de fiestas, como es tradición, pero finalizada la algarabía seguirán las presiones del Departamento de Estado del imperio contra los imputados de corrupción en este y otros países, la reactivación de los reclamos contra ese flagelo y su hermana de andanzas, la impunidad.

El pasado diciembre, el gobierno estadounidense dio a conocer las sanciones ordenadas por el presidente Donald Trump, aplicadas contra Roberto José Rivas Reyes, presidente del Consejo Electoral nicaragüense.

También contra el legislador guatemalteco Julio Antonio Juárez Ramírez, y el empresario dominicano Ángel Rondón, entre las 13 personas afectadas. Las sanciones conllevan congelar sus activos en EE.UU.
La medida tomada en ese país obliga a los ciudadanos naturales y jurídicos estadounidenses, abstenerse de realizar transacciones comerciales o financieras con las personas sancionadas por actos de corrupción.

A los imputados, las adversidades tienden a agravársele si tomamos en cuenta la condena del vicepresidente de Ecuador Jorge Glas y la presión política contra el presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski.

EE.UU. podría solicitar la extradición de ciertos implicados en el caso Odebrecht, motivado en la violación a leyes internacionales que rigen las licitaciones, y el perjuicio acarreado a sus empresas por los sobornos.

En nuestro país, se inicia una nueva etapa, conociendo el proceder de la justicia estadounidense y los acuerdos a que llega con los implicados en ilícitos si se disponen a colaborar con las autoridades.


Si a todo eso se le suma el incremento de las movilizaciones y reclamos de Marcha Verde para que el presidente Danilo Medina sea llevado a juicio político ante el Congreso Nacional, la temperatura sería volcánica.

domingo, 17 de diciembre de 2017

¿Renunciará el Presidente?

Por ANULFO MATEO PÉREZ

Resulta que está planteada la posibilidad de que el presidente de la República dimita, ante las graves acusaciones de posible corrupción, pero si no lo hace sólo podría ser desplazado si el Congreso Nacional decide destituirlo, medida que por supuesto el mandatario rechazaría de plano, dadas las consecuencias.

No conozco el caso de un presidente que haya renunciado porque simplemente alguna instancia lo haya pedido, sean estas instituciones o personas; al contrario, lo que he visto siempre es la negativa a tal solicitud.

Ahora se explica que el representante del Poder Ejecutivo recibió coima por un monto de cinco millones de dólares por servicios a la empresa brasileña Odebrecht, envuelta en otros casos similares en el mundo.

Se revela que otros cuatro millones de dólares fueron también recibidos por el mandatario a través de una empresa conocida como First Capital, cuyos vínculos económicos niega, defendiendo su honor.

Y frente al escándalo, el presidente confiesa que sí estuvo vinculado a Odebrecht a través de una de esas consultorías de carácter financiero, a través de First Capital, para un proyecto manejado por la brasileña.

De igual forma se ha conocido de unos 780 mil dólares cobrados a la compañía brasileña por Westfield, empresa que se alega es de su propiedad, y en su defensa dice que nunca estuvo en la administración.

Las primeras reacciones de los congresistas de diversas tendencias ante las explicaciones de Pedro Pablo Kuczynski fueron de incredulidad, lo que deja abierta la vía de que defenestren al mandatario.

En una seria encrucijada se encuentra el presidente peruano Kuczynski, que tras el escándalo de Odebrecht hizo profundas críticas contra la corrupción de Estado, y quien fuera puesto de ejemplo de honestidad.

domingo, 10 de diciembre de 2017

¿Jugar a las elecciones?

Por ANULFO MATEO PÉREZ

De qué sirven las elecciones que se efectuarían en el 2020, si los árbitro-marionetas de ese proceso actúan conforme a los hilos que acciona el titiritero desde el Palacio Nacional, tal como ha sucedido hasta ahora en casi todas esas pantomimas que se han montado desde el ajusticiamiento del tirano Trujillo.

De qué sirve enarbolar programa de gobierno y candidaturas que sintonicen con los mayores anhelos de los electores, si los que están en el poder usan los recursos del Estado para imponerse a como de lugar.

De qué sirve el movimiento Verde marchando en calles y avenidas exigiendo el fin de la corrupción y la impunidad, si al final se le hace el juego al continuismo participando en unas elecciones manipuladas.

De qué sirven los esfuerzos por un país donde impere la igualdad de derechos, seguridad ciudadana, educación de calidad, salud para todos… si los que gobiernan reeligen todas las miserias que padecemos.

Si lo que deseamos es jugar a las elecciones, bien, hagámoslo, dejando como árbitros a la Junta Central Electoral, Tribunal Superior Electoral y Tribunal Constitucional que tenemos al servicio de este gobierno.

Si eso es lo que nos merecemos, entonces no exijamos justicia para los que se han robado el dinero del pueblo dominicano, los que abusan desde el Estado y luego son candidatos a los distintos puestos públicos.

Si por el contrario, nos consideramos parte del pueblo movilizado, entonces debemos cortar los fuertes hilos del titiritero, darnos una Constituyente Popular y la independencia de los poderes del Estado.

Y para ello, todos los implicados en el saqueo de los recursos públicos deben ser juzgados, llevarlos a prisión y devolver al Estado todo lo robado, evitando así lo que hoy sucede penosamente en Honduras.

domingo, 26 de noviembre de 2017

Como tigre al acecho

Por ANULFO MATEO PÉREZ

Cesáreo Mayía, hombre respetado por amigos y allegados, era consultado con frecuencia cuando algún coterráneo necesitaba de sus sabios consejos para resolver alguna situación apremiante, dada la buena fama de que siempre acertaba en sus recomendaciones con el agradecido beneplácito de todos.

Al crecer su prestigio de hombre juicioso, a su paso por las calles de la hospitalaria ciudad los caballeros respondían a su saludo tocando el sombrero con la mano derecha y reverente inclinación de sus cabezas.

Un martes, el lugareño con más poder económico e influencia social le ofreció a Cesáreo un buen empleo a cambio de algún dinero, para que le dedicara la mayor parte del tiempo a su sabia y discreta consejería.

Sin embargo, más que recibir consejos o asesoría en sus decisiones corporativas o personales, a Desiderio Mendieta le interesaba tenerlo a su lado por el respeto ganado en buena lid durante largos años.

Ante una contingencia imprevista que se había presentado, don Desiderio solicitó al nuevo empleado dedicar sus esfuerzos en la dirección de una de sus empresas, que estaba quebrada por pésima administración.

Al poco tiempo, el establecimiento comenzó a marchar por mejor camino, lo que ansiosos esperaban don Desiderio, empleados y clientes, sin embargo, Cesáreo no había calculado los riesgos del nuevo trabajo.

Resulta, que una fiera mascota que don Desiderio consentía en su despacho, cruzaba en ocasiones a dormitar en el traspatio de la empresa, que el nuevo administrador dirigía con destreza y mucha confianza.

Un día, el tigre saltó por una ventana, atacó a Cesáreo por un costado, clavó sus colmillos en el cuello, apoyó su cuerpo contra su víctima y giró para dañar la yugular y columna vertebral, con la velocidad del rayo.

domingo, 12 de noviembre de 2017

Una lección para el gobierno

Por ANULFO MATEO PÉREZ
La aplastante derrota del gobierno que encabeza el presidente Danilo Medina en las elecciones del Colegio Médico Dominicano (CMD) debe servirle de lección y no insistir en su odiosa injerencia en los asuntos internos de gremios, sindicatos, colegios de profesionales, entre otras entidades liberales.
El doctor Wilson Roa, pese a las intimidaciones de los funcionarios del sector salud y dirigentes políticos oficialistas contra los médicos, ha ganado las elecciones con más de un 75 por ciento de los votos.
Con esa victoria se ha honrado la memoria de los doctores Julio Lyón, Heriberto de Castro, Francisco Henríquez y Carvajal, Pedro Delgado, José Brenes Ruiz, Pedro Garrido, Rodolfo Coiscou y Manuel Urraca.
Ellos, junto a los doctores Pantaleón Castillo, Leopoldo B. Pou, Rafael Alardo, José R. Luna, Abraham Santamaría, y los venezolanos Manuel Durán Bracho y Santiago Ponce, fundaron en 1891 la Asociación Médica.
Los doctores Salvador B. Gautier, Agustín Rodríguez Cabral, Darío Contreras, Fernando Batlle, Heriberto Valdez acompañaron en esos esfuerzos, que hoy se reafirman con el triunfo de la cordura y la decencia.
El gobierno y los dirigentes del PLD no entienden que los médicos se colegiaron el 19 de febrero de 2003, mediante la Ley 68-03, con derechos internos libérrimos, con autonomía y personería jurídica.
Es un esfuerzo inútil tratar de torcer el curso de una entidad centenaria, que como AMD siempre fue firme en sus propósitos y ahora como CMD recoge su historia gremial, científica y social de sus fundadores.

Apremia que los funcionarios de Salud se arrimen a la mesa a dialogar con el Dr. Wilson Roa y otros dirigentes del CMD; cumplir los acuerdos arribados el pasado año y buscar salida a los problemas hospitalarios.